Un testimoni singular de l’ús de signatures de quaderns

Avui el Blog de Reserva està d’enhorabona per partida doble. En primer lloc, perquè s’ha localitzat en un incunable de la nostra col·lecció un dels pocs testimonis que perviuen de l’ús de la signatura manuscrita de quaderns. En segon lloc, perquè l’explicació de la troballa és de la mà del seu descobridor, el doctor Fermín de los Reyes, un dels més prestigiosos incunabulistes de l’Estat, que va visitar la nostra biblioteca el passat mes de desembre.

Li donem les gràcies per la seva troballa i aportació al Blog i esperem que aquesta notícia animi els investigadors a estudiar la nostra col·lecció d’incunables. Com veieu, encara hi ha moltes sorpreses per descobrir!!

Las signaturas son elementos que servían para conocer la correcta ordenación de los cuadernos y de los pliegos en el cuaderno. En los incunables parece haber varias fases: una inicial en que se pondrían a mano en el ángulo inferior derecho, desapareciendo con el guillotinado; después pudo haber una intermedia con signaturas impresas (puestas a mano o compuestas con el texto) también en un extremo que desaparecería con la guillotina; por último, impresas y permanentes, que aparecen en 1472, parece que en Colonia.

Sin embargo, estas opciones convivieron y así ocurre con el ejemplar del Comprehensorium de Joannes Philiponus, existente en el CRAI Biblioteca de Reserva de la Universitat de Barcelona (Inc 487). Se trata de un libro impreso en Valencia, por Lamberto Palmart, el 23 de febrero de 1475, una edición que, además, se caracteriza por ser el primer libro español con colofón impreso y el primer libro valenciano con registro. En el ejemplar de la Universitat de Barcelona, una de sus hojas no está recortada como el resto, sino que sobresale, en su ángulo inferior derecho (del recto) un fragmento de apenas unos centímetros. Al estar doblado hacia el interior no se aprecian los restos de una nota manuscrita en letra gótica que está en su cara interna: f 3.

Para poder asegurar con certeza que se trata de una signatura hay que proceder a realizar la colación, para lo que nos ayuda el registro que aparece al final del libro. Realizada la cuenta de los cuadernos, habría una primera serie [a-z] (23 letras), a la que seguiría otra segunda [a-n]. Pues bien, la hoja f 3 se corresponde con la segunda secuencia, tercera hoja de la signatura f, de ocho hojas, cuyo comienzo es “a regendo”, como así aparece en el registro.

Palmart empleó signaturas impresas a partir de 1477, año en que parece se empezaron a extender.

Así pues, nos encontramos con restos de signaturas manuscritas que desaparecieron en muchos ejemplares excepto en una hoja del de la Universitat de Barcelona. No son los únicos ejemplares de incunables que mantienen restos de signaturas manuscritas, pero sí de los pocos, una rareza que merece la pena destacarse para ver cómo fue su utilización en nuestro territorio.

Fermín de los Reyes, marzo 2019.

Aquesta entrada s'ha publicat en Incunables i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s